Avenida Vicuña Mackenna, un segundo eje estructurante para Santiago

LA TERCERA/ 13 de Noviembre/ Juan Carlos Muñoz, Director de CEDEUS y académico de la  Escuela de Ingeniería UC y  Rodrigo Mora, investigador CEDES y académico de la Universidad Diego Portales.

Después de muchos años de trabajos, el remodelado eje Vicuña Mackenna está operativo. Como en pocas partes en el mundo, se ofrece simultáneamente un corredor rápido de buses, una línea de Metro y una ciclovía. Como además circulan por él varias líneas de taxi colectivo, el eje presenta una atractiva multimodalidad para unir La Florida y Puente Alto con el centro de Santiago y el sector de Providencia; esto es, el sector con la mayor concentración de destinos de viajes en la capital.

La ciclovía, lamentablemente, no tiene la imprescindible continuidad que requiere una vía de cualquier modo de transporte, pero mejorar su estándar debiera ser sencillo. Respecto de los autos, el eje dispone alternadamente dos o tres pistas para ellos, según el lugar, lo que no parece razonable. Si dos pistas fueron consideradas suficientes para el transporte privado, no se entiende por qué no se eliminan las terceras pistas, generando mejores espacios públicos para quienes viven o trabajan en el área.

Con todo, el nuevo eje Vicuña Mackenna mejora la accesibilidad de una gran cantidad de personas que viven en el sector sur oriente de Santiago y ofrece una oportunidad única para impactar en el crecimiento de la ciudad. En efecto, Vicuña Mackenna puede constituirse en un segundo eje de desarrollo radial desde el centro hacia el sur, que funcione en forma similar (aunque a menor escala) al eje Providencia-Apoquindo. Para esto, debería constituirse en un polo de trabajo, estudio y recreación, velando porque la calidad de los espacios públicos, veredas, fachadas y extensión de áreas verdes fomenten la actividad y el encuentro ciudadano, haciéndo más seguro y grato caminar por ella.

Las estaciones San Joaquín y Camino Agrícola, ubicadas en este eje, ya cuentan con varias instituciones de educación superior, y otras estaciones de la Línea 5 también presentan un atractivo desarrollo inmobiliario residencial. Además, al sur de Avenida Matta existen grandes paños industriales poco explotados, que podrían ser re-convertidos en sectores residenciales para distintos estratos socioeconómicos, incluido el de interés social, pero también para oficinas, y usos recreacionales o mixtos.

Consideramos que un desarrollo como el descrito sería muy positivo para la ciudad, especialmente si se sostiene en una visión que conjugue los distintos roles que debería cumplir el eje: servir como espacio de acceso a las residencias, oficinas e instituciones en sus bordes y ser también un espacio público para la ciudadanía. Cambios normativos  recientes como la Ley de Aportes al espacio píblico permiten suponer que es  posible llevar a cabo estas ideas. Por todo lo anterior, creemos que existe una oportunidad para que el Estado lidere este proceso con una mirada metropolitana, la misma que tuvo Benjamín Vicuña Mackenna hace más de cien años al impulsar obras tan significativas como el Parque O´Higgins o canalizar el Mapocho. Una visión metropolitana para este eje podría, en los próximos 30 años, ser el sello de una ciudad más activa, más vital y más inclusiva.

FUENTE: LA TERCERA