investigador FRANCISCO DE LA BARRERA: “Tenemos un paisaje que está configurado para los desastres”


14 de marzo/ Diario Concepción/
Mayor planificación territorial y avanzar en la prevención de los grandes siniestros, son algunos de los desafíos más importantes que dejaron los incendios en la región de Bíobio, según el investigador CEDEUS, Francisco de la Barrera.

Trabajar en una mejor planificación territorial a nivel regional y metropolitano es uno de los grandes desafíos que dejaron para la región del Biobío los grandes incendios registrados en febrero. Esta es la forma en que, de acuerdo al académico de Ciencias Ambientales, Francisco de la Barrera Melgarejo, se puede avanzar en la prevención de los grandes siniestros que se han venido repitiendo en los últimos años.

En este punto, de la Barrera hace una diferencia entre los incendios forestales y los megaincendios, señalando que los primeros se pueden abordar con acciones orientadas a atacar las fuentes de ignición, sean accidentales o intencionales; mientras que los segundos tienen un carácter más complejo.

‘Los megaincendios se potencian con el cambio climático; sabemos que van a ser cada vez peores y ante eso tenemos muy poco control’, dice el especialista en geografía, planificación territorial y gestión ambiental. ‘Lo que sí podemos controlar, y ahora tenemos una tremenda oportunidad de hacerlo, es mejorar o solucionar un problema que hemos generado los últimos 30 años, y es que tenemos un paisaje que está configurado para los desastres’, afirma.

Esto significa que si un incendio forestal no es apagado en su inicio no podrá ser controlado si se encuentra con un entorno favorable a la propagación, que es lo que ocurre con paisajes extremadamente homogéneos, como lo son aquellos dominados por plantaciones forestales, explica el académico. De eso dan cuenta los grandes siniestros de 2017 y 2023, con más de 450 mil hectáreas siniestradas en ambas casos y devastadores efectos que incluyen vidas humanas.

Lee la nota completa aquí.