Calidad y Protección de Recursos Hídricos: Agua en tiempos de incertidumbres

 

CEDEUS convocó a la Mesa Redonda Calidad y Protección de Recursos Hídricos realizada el jueves 04 de octubre en el marco del Congreso Chileno de Ingeniería Ambiental en Sistemas Acuáticos que se desarrolló en el Centro de Extensión UC.

 

¿Tenemos conocimiento suficiente para tomar decisiones que aseguren agua suficiente  para personas y ecosistemas en un ambiente de incertidumbre? ¿Cómo podemos llegar a tener un sistema de aprendizaje continuo y no manejado por las coyunturas? Estas fueron parte de las interrogantes que se abordaron en el diálogo moderado por Pablo Pastén profesor asociado de la Escuela de Ingeniería UC e Investigador principal CEDEUS.

La  Mesa Redonda Calidad y Protección de Recursos Hídricos contó con la participación de Mónica Musalem, Jefe del Departamento de Conservación y Protección de Recursos Hídricos de la Dirección General de Aguas (DGA) del MOP,  Sandra Andreu, Directora de Sustentabilidad y Desarrollo de Aguas Andinas, Leonel Sierralta, Vicepresidente Medio Ambiente y Permisos de Anglo American y Ricardo Oyarzún, profesor asociado de la  Facultad de Ingeniería de Universidad de La Serena.

En la mesa hubo consenso claro sobre la necesidad urgente de avanzar en el uso de modelos de calidad de agua para la protección y mejoramiento del recurso en tiempos de escasez. Este esfuerzo parece tener sentido e impacto si existe una retroalimentación clara entre el monitoreo y los modelos conceptuales y cuantitativos, apuntando a un entendimiento común y compartido entre los distintos actores involucrados.

La cooperación, por tanto, entre organismos del Estado, la academia, el sector privado, y las comunidades es vital. El aporte de las comunidades, a través de iniciativas como el monitoreo ciudadano, entrega legitimidad y propicia el involucramiento de los receptores de los impactos (positivos y negativos) de los proyectos.

En este esquema no podemos dejar fuera el financiamiento, en donde se han visto avances importantes.  Por ejemplo, se ha visto un aporte fundamental desde el sector público con la ampliación de la red de medición de calidad del agua y aseguramiento de la calidad de los datos de la red de medición de la DGA. También en el Fondo del Agua, una alianza público-privada que busca entender mejor los sistemas socioambientales acuáticos en que vivimos.

La formación de capital humano y conocimiento de frontera es un componente crítico, donde academia y centros de investigación son fundamentales, así como también lo es la incorporación de este capital humano en el ámbito público-privado.

Esta mesa no estuvo exenta de debate, por ejemplo,  al momento de examinar opciones como las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) flexibles o bien al hablar de las expectativas versus los plazos mínimos necesarios para generar pronunciamientos bien fundamentados.

Finalmente, hubo acuerdo en que el uso de modelos conceptuales, cuantitativos y medición no deben supeditarse sólo a la obtención de permisos ambientales, fiscalización u otras necesidades coyunturales, sino estar en coherencia con un objetivo mayor, transversal, integrador y de largo plazo, como son los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Este trabajo hacia un entendimiento común de nuestros sistemas ambientales acuáticos es necesario para el quehacer de instituciones públicas y privadas donde la sustentabilidad aparece como central a sus misiones y visiones.