Diferencias de género marcarían el impacto de intervenciones urbanas en temas de seguridad

Un estudio realizado por investigadores CEDEUS en la Villa Marta Brunet de Puente Alto, comprobó que las mujeres tienen una mayor sensación de inseguridad en sus barrios y que los impactos de una posible intervención no serían tan relevantes en ellas.

“Lineamientos para el diseño de espacios públicos seguros” es el  estudio liderado por Pablo Navarrete, investigador posdoctoral del CEDEUS y del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC, en el que también participaron los investigadores Alejandra Luneke, Ricardo Truffello y Luis Fuentes.

En el marco del Programa de Regeneración Urbana del SERVIU Región Metropolitana, con el software The Urban Experiment se indagó en cuáles intervenciones, de las propuestas en el plan de regeneración, tendrían mejor impacto en la percepción de seguridad de sus habitantes.  

Vecinos y vecinas de la Villa Marta Brunet en Bajos de Mena, uno de los barrios más poblados de Chile, caracterizado por altos índices de segregación y vulnerabilidad social, respondieron una encuesta observando imágenes de su barrio con simulaciones de las 16 intervenciones posibles de regeneración urbana; como mejoramiento de luminarias, construcción de muros verdes y construcción de jardines y plazas entre los edificios de vivienda. 

 “Generalmente estos estudios son bastante difíciles de alcanzar en la ciencias humanas y sociales. Es mucho más complejo aislar otras variables que podrían estar interviniendo en el resultado, sin embargo, este sistema permite hacerlo”, comentó Alejandra Luneke, académica investigadora CEDEUS que participó de dicho estudio.

Una ventaja metodológica del estudio realizado también se da en materia de género. En las encuestas tradicionales que buscan medir la percepción de seguridad, los hombres tienden a declarar menos temor del que realmente sienten dada “la cultura patriarcal en la que nos desempeñamos”, señala Luneke. En este experimento social, se aísla a la persona en una caseta para responder, de manera que encuestados y encuestadas sientan libertad de responder algo más cercano a su real percepción. 

Diferentes realidades, diferentes soluciones

Si bien la investigadora comenta que es difícil encontrar estudios en contextos latinoamericanos que logren evaluar el efecto directo que tiene una intervención de política pública, la participación de vecinos y vecinas logró levantar datos relevantes a la hora de tomar decisiones. 

Por ejemplo, se priorizó para su intervención, entre otros, la renovación de bloques de vivienda con muros modernos, mejorar la iluminación del sector, el cierre de los condominios con la utilización de muros verdes, y la dotación de estacionamientos en el sector.

Esto luego de encontrar diferencias importantes en el impacto de ciertas intervenciones en hombres y mujeres. Mientras que el plan de intervención mejoró la percepción de seguridad en un 35,1% en hombres, en las mujeres el impacto del plan es un tercio menos.

Otro de los puntos relevantes del estudio señala la necesidad de una intervención con mirada de género en todo el sector en términos de que las mujeres experimentan mayor nivel de inseguridad que los hombres, lo que confirma la teoría que existe en esta materia ya desarrollada desde la década del 70 en el mundo anglosajón.

La investigadora señala distintas razones para este fenómeno. Por una parte, mientras que ellos tienen un recorrido cotidiano lineal, la circulación de las mujeres es mucho más compleja. “Nosotras estamos al cuidado de la familia, de los niños, de las compras. Las mujeres somos mucho mejores sensores de la inseguridad porque habitamos más, nos movemos más, tenemos una relación mucho más próxima con nuestro entorno inmediato”, señaló Luneke.

Esto se suma a la mayor ocurrencia de determinados delitos o violencias más graves a mujeres. “Las mujeres tenemos eso en mente respecto a cuáles son los peligros que existen en el espacio urbano. Vulnerabilidad que los hombres no tienen tan racionalizada o no son tan conscientes de ello”.

Los resultados del estudio que fue realizado al alero del programa de Regeneración Urbana que conduce el Equipo de Regeneración Urbana (ERU) del Serviu Metropolitano de Santiago, ya fueron presentados oficialmente en septiembre a la comunidad en la sede social de Villa Marta Brunet y se espera que pronto sean recibidos por la Subsecretaría del MINVU.