Éxito en convocatoria al diálogo: «De la ciudad a la metrópolis sostenible» en Concepción

Con la participación de miembros de la sociedad civil y de la I. Municipalidad de Coronel, se realizó este viernes 10 de agosto el conversatorio: «De la ciudad a la metrópolis sostenible. Desafíos de hoy y del futuro», en el cual expuso el ecólogo e investigador CEDEUS Francisco de la Barrera, en la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Geografía de la UdeC.

Propiciando el diálogo en torno a los desafíos de las ciudades en el siglo XXI, los académicos Dra. Mabel Alarcón, Profesora Departamento de Urbanismo, UdeC, y Directora del Magíster en Procesos Urbanos Sostenibles (MAPRUS) expuso junto al investigador del Centro y ecólogo Francisco de la Barrera, acerca de las grandes interrogantes actuales de las metrópolis sostenibles, generando un diálogo inter sectorial, entre la academia y las necesidades de la ciudadanía. Para aquello fueron invitados representantes de la sociedad civil en el Consejo de Recuperación Ambiental y Social de Coronel–CRAS, y funcionarios de la I. Municipalidad de Coronel.

«Sin duda lo más relevante creo que fue la conversación que se generó, primero, sobre una mirada académica de los aspectos relevantes para transitar desde una visión individual por localidades o ciudades, hacia una visión metropolitana de la sustentabilidad, donde deben jugar un rol fundamental la consideración de la infraestructura asociada a metrópolis con una fuerte vocación portuaria y logística, de carácter regional y transnacional, y la consideración de los elementos ambientales, en particular, de los ecosistemas naturales que están en los espacios periurbanos, localizados entre las ciudades que conforman el área metropolitana y su interior. Más precisamente, representantes del CRAS de Coronel y de la municipalidad, mostraron las principales problemáticas, pero también oportunidades y avances en la recuperación de Coronel como parte de una metrópolis sustentable. En este ámbito se revisó la importancia de sus humedales urbanos y otros ecosistemas naturales, así como la necesidad de hacer ajustes en la planificación territorial, para asegurar que el desarrollo industrial no perjudique la calidad de vida de las personas», comentó De La Barrera.