Concepción: En 10 años terminarían de construir corredores de transporte faltantes

25 de agosto de 2021/ Diario El sur/ El investigador CEDEUS y académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción Juan Antonio Carrasco se refirió a la importancia de perfeccionar los diseños de los modos de transporte para mejorar este servicio a futuro.

Actualmente hay dos iniciativas en construcción: el par Novoa-Collao y calle Manuel Montt en Coronel. Autoridades y expertos coinciden en que la pandemia ha modificado el uso del transporte público y que es necesario reencantar a la comunidad para que lo utilice. Hasta antes de la pandemia, el 45% de los viajes que se realizaban en el Gran Concepción era en transporte público, de acuerdo a las estadísticas que maneja la Seremi de Transportes. Por eso, se generó un plan para construir 55 kilómetros interconectados entre varias comunas de la provincia para asegurar un mejor servicio.

Desde 2006 a la fecha, Vivienda -cartera a cargo de la construcción de las estructuras– ha invertido 150 millones de pesos, los que han permitido instalar 25 kilómetros distribuidos en Talcahuano, Hualpén, Concepción, San Pedro de la Paz, Coronel y Chiguayante.

Esta distancia representa un poco menos de la mitad de lo proyectado. El seremi de Vivienda, Sebastián Abudoj, contó que los 30 restantes se ejecutarán en un plazo de 10 años, según estimó su cartera.

Ya está en ejecución el par vial Collao-Novoa en Concepción y están los recursos para avanzar en la calle Manuel Montt en Coronel. También están las iniciativas de la Autopista Concepción-Talcahuano y Colón en Hualpén (ver infografía), que pasarán a la fase de financiamiento.

El seremi de Transportes, Jaime Aravena, planteó que estas iniciativas son muy relevantes, sobre todo cuando se quiere potenciar el uso de la locomoción colectiva. De hecho, reconoció que producto de la pandemia ha habido una merma en el uso del servicio y aseguró que iniciativas como los corredores ayudan a reencantar a la comunidad.

Desde la academia plantearon que los corredores son una buena iniciativa, pero que es momento de hacer algunos ajustes donde se mire a la ciudad en su conjunto y en relación a eso, definir qué tipo de transportes se quieren potenciar y con qué fórmulas.

EL PLAN

Cuando en 2002 se hizo un diagnóstico sobre cómo optimizar el transporte público en el Gran Concepción, las conclusiones dieron pie a una propuesta de 29 proyectos. Estos comprometían 55 kilómetros en siete comunas del Gran Concepción.

En 2006 partió la intervención del primer corredor en Talcahuano. A la fecha ya se han terminado además vías exclusivas en Hualpén, Concepción, San Pedro de la Paz, Coronel y Chiguayante.

El seremi Sebastián Abudoj planteó que la zona fue pionera en la construcción de los corredores a nivel nacional y que el objetivo de estas iniciativas es generar infraestructura para que la ciudad sea más amigable y con mejor conectividad y movilidad.

Agregó que los nuevos proyectos han incorporado ciclovías, espacios públicos y elementos de apoyo para personas con discapacidad, como semáforos sonoros.

Según el plan, hay nueve tramos todavía por ejecutar, de los cuales dos están en fase de búsqueda de financiamiento, hay otros en la fase de ingeniería de detalles y lo más atrasados, en prefactibilidad.

PANDEMIA Y CAMBIOS

La emergencia sanitaria ha tenido un gran impacto en la locomoción pública, pues la población optó por el transporte privado para así reducir sus riesgos de contagio.

Las cuarentenas y restricciones, además, incidieron en una reducción de taxibuses disponibles y con ello, una reducción en los horarios y la periodicidad de los servicios. Las mismas empresas han contado que han tenido problemas para contratar choferes y eso ha hecho que los viajes no se realicen con la regularidad que exigen los contratos.

“Va a costar mucho recuperar el 45% de uso del transporte público en la zona”, reconoció el seremi Aravena. Esto, porque actualmente no hay certeza de los horarios de los buses. La autoridad cree que las iniciativas como los corredores ayudarán en esta tarea, al igual que el nuevo perímetro de exclusión, que fija las condiciones de este servicio y que ya está en fase de revisión en Contraloría.

El ingeniero civil e investigador del Cedeus, Juan Antonio Carrasco, reconoció que la segregación de los modos de transporte es un uso más eficiente del espacio, lo que permite darle mayor velocidad. No obstante, advierte que por sí solo esto es insuficiente para asegurar un buen servicio.

“Esto no solo debe implicar que la gente llegue más rápido, también hay que mejorar la calidad, darle una mayor dignidad. Tiene que ver con el impacto operacional, porque si hay una mayor eficiencia, se pueden aumentar las frecuencias y servir a más personas”, apuntó.

Para Carrasco, quien además es académico de la UdeC, el desafío ahora es generar una red con un mejor diseño, pues actualmente hay sectores donde es complejo cruzar o que no consideran la convivencia con las ciclovías. “Hay que hacer una gestión del espacio, cuestionar los espacios para el transporte privado, porque el transporte público es mucho más eficiente, pues puede trasladar a más personas al mismo tiempo, tiene un mejor uso del espacio”, afirmó.

Planteó que ampliar la red de corredores ayuda a incentivar el uso de la locomoción colectiva, pero no es la única medida que se debe implementar para ello. “Hay que dar más recursos para la calidad, pues no podemos dejar la responsabilidad del servicio sólo a los operadores del transporte público”, cerró.

PROBLEMAS CON LA FISCALIZACIÓN

El seremi de Transportes, Jaime Aravena, indicó que estos corredores permiten darle fluidez al transporte público, pues los tiempos de viaje se reducen. También generan un equilibrio con los otros medios de transporte al hacer la segregación.

Sin embargo, reconoció que esto por sí solo no mejora el servicio. Dijo que la primera falencia que tienen está en la fiscalización, pues las vías exclusivas son usadas por vehículos particulares en los lugares donde se genera mucha congestión, como en San Pedro de la Paz. También ocurre en Chiguayante y Concepción.

Contó que como el equipo de fiscalización de la Seremi es insuficiente para cubrir los 25 kilómetros de vías, los nuevos proyectos consideran cámaras que permitirán identificar las patentes de los infractores. Además, afirmó, está en licitación un proyecto para instalar la tecnología en San Pedro de la Paz, propuesta que debería adjudicarse a fines de este mes.

Lee la nota completa aquí
Fuente: El Sur Concepción