SAN EUGENIO

San Eugenio es un barrio residencial ubicado en el límite poniente de la comuna de Santiago, de origen obrero y ferroviario, que se originó hacia fines del siglo XIX a partir de la construcción de la Maestranza San Eugenio de la Empresa de Ferrocarriles del Estado. La gran mayoría de las familias que poblaron el sector trabajaban en las fábricas aledañas. En la actualidad, el barrio es portador de aquella historia, desde su infraestructura hasta el capital socio-cultural que poseen y rescatan sus vecinos. Sin embargo, con el transcurso de los años han emergido fenómenos urbanos que han ido repercutiendo en la habitabilidad del espacio, influyendo en la calidad de vida de sus habitantes.

 

En este contexto, la Dirección de Movilidad de la Municipalidad de Santiago le propuso a CEDEUS colaborar en la implementación del Plan Integral de Movilidad (PIM) y en el proceso participaron de forma activa las organizaciones de la sociedad civil, CEDEUS y la Municipalidad. Fruto de este trabajo se realizó un diagnóstico y posteriormente el co-diseñó de un plan con directrices para la reconfiguración del barrio, considerando la dimensión patrimonial, el transporte multimodal, la reasignación espacio vial y la priorización del transporte público.

 

En el trabajo colaborativo se usaron metodologías cuantitativas y cualitativas, complementadas con una revisión de fuentes bibliográficas y actividades que promovieron el involucramiento de la comunidad local, abordando así sus percepciones y conocimientos. Posteriormente, utilizando los insumos generados, se entregaron lineamientos para un plan de rediseño del barrio.

 

Estos lineamientos apuntaron a dos objetivos, el primero relacionado con Movilidad Sustentable, indica la necesidad de permitir el desplazamiento cómodo y seguro de toda diversidad de personas, en diferentes medios de transporte, potenciando la movilidad sostenible y priorizando a los peatones y residentes del barrio. Algunas iniciativas vinculadas a este punto son mejorar sistemas de ciclo vías y ciclo facilidades; aumentar la accesibilidad universal de calles y espacios públicos; disminuir la velocidad y uso de vehículos, aumentar la accesibilidad al transporte público y mejorar la seguridad en vías y cruces peligrosos, así como posibilitar la buena convivencia entre ciclistas, peatones y automovilistas.

 

El segundo objetivo de los lineamientos para el plan de rediseño del barrio, se relaciona con el concepto de Calles Vivas y apunta a mejorar, crear y promover las calles y espacios públicos como lugares de encuentro entre vecinas y vecinos, poniendo en valor la historia y la identidad, para fortalecer a la comunidad local y difundir el patrimonio cultural del barrio.  Algunas de las propuestas asociadas a este objetivo son proteger y conservar el patrimonio material; recuperar la identidad del barrio, aumentar y diversificar las actividades en calles y espacios públicos; aumentar la vigilancia natural en calles y espacios públicos; fortalecer las redes sociales y lazos entre la comunidad y aumentar la vigilancia policial.

Resumen Ejecutivo