Inmobiliaria popular: más allá de los titulares

“Así, este instrumento del Estado se transforma en una alternativa real que acumula ventajas en cuanto a localización, flexibilidad por ciclo de vida de las personas y familias, tipología de vivienda, y otros aspectos, permitiendo, por lo tanto, mantener vínculos sociales y familiares muy importantes al momento de formar capital social y construir un sentido de comunidad y barrio.

De esta manera, se contribuye a diversificar el acceso a la vivienda, más allá de “el sueño de la casa propia”, (concepto tan enraizado en el colectivo nacional) permitiendo el acceso a un arriendo seguro, flexible y solidario. El segundo valor, tiene que ver con un cambio de enfoque en torno al financiamiento y gestión de la vivienda.”

Lea la columna completa Aquí.