Caída en el uso del transporte público fue el principal impacto por la pandemia en Coronel

9 de agosto de 2021/ Diario El Sur/ Carolina Rojas, investigadora de CEDEUS y del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontifica Universidad Católica, se refirió a los resultados del estudio: “Encuesta Huella Covid: Emisiones de CO2 en pandemia en hogares del centro- sur de Chile». En cuanto a emisiones por energía para otros usos y calefacción; estos cambios están relacionados a otros factores como la temporada del año, tipo de vivienda y los ingresos económicos de la familia.

Con la llegada de la pandemia del Coronavirus a Chile, un grupo de investigadores decidió estudiar el impacto en la huella de carbono que dejaba la emergencia sanitaria en 4 ciudades del país, entre ellas, Coronel.  Para eso, se analizó las formas de calefacción, el uso de energía y, también la movilidad.  Y en este último punto donde se encontró el mayor impacto negativo en la ex comuna del Carbón y que está directamente relacionado con la pandemia y no por otros factores:  el uso del transporte público cayó considerablemente y, en consecuencia, aumentó el del automóvil, lo que genera un aumento en la contaminación.

La investigadora Carolina Rojas, cree que este cambio se mantendrá en el tiempo independiente del avance de la pandemia en los próximos meses o años o si existirá un mayor o menor confinamiento. pero, aunque disminuyó el uso del transporte público, considerando mayoritariamente los buses, el biotrén sale fortalecido de esta pandemia, porque aumentó su uso.

HÁBITOS LOCALES 

Entre los otros resultados de la investigación, que entrevistó 300 hogares de Coronel en invierno del 2020 y en el verano 2021 para conocer sus cambios de hábitos, es que en los meses de invierno aumentó el consumo de calefacción a través de la leña y quién pandemia explicó Un aumento del 27% en la generación de contaminación en relación a la misma temporada del 2019.  Eso sí, la generación de CO2 por calefacción baja un 67% en verano si se compara con el invierno pre pandemia.

Carolina Rojas, geógrafa y docente del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la PUC, explicó que la diferencia entre el comportamiento en invierno y verano “Es que bajaron los consumos en calefacción, en invierno se gastaban $250 mil y en verano $40 mil. La energía –  para el uso de electrodomésticos y otros- también Presenta una baja, pero en menor magnitud que la calefacción.  Ya que el confinamiento presenta una mayor presión en el sistema energético.”

Lo anterior, debido a que el confinamiento hace que el gasto energético o necesidad de calefacción que antes se realizaban el trabajo o el lugar de estudio, se haga en el hogar. pero tras el fin del confinamiento, el comportamiento vuelve a la normalidad cuando las fuentes emisoras de contaminación y los hábitos no se modifiquen producto directamente de la pandemia en el caso de la calefacción y energía para otros usos. Por ejemplo, el mayor uso de electricidad producto del teletrabajo y clases online.

Sobre los resultados consolidados de ambas temporadas en pandemia, la investigadora que encabezó el estudio señaló que “los patrones muestran que estamos recuperando el impacto ambiental pre pandemia e incluso más”. 

 MOVILIDAD

En el caso de la movilidad, se da una caída en el uso del transporte público y aumento en el uso del automóvil privado. “Probablemente este cambio quede, porque se modificó la forma de moverse y es bien difícil convencer a los usuarios que se compraron un vehículo a que vuelvan a usar la locomoción colectiva”, sentenció Rojas. 

Pero recalcó que respecto al bio-trén se registró un aumento en su uso, “esto aumentó también ayuda a disminuir las emisiones contaminantes, especialmente si lo comparamos con otras ciudades. cuando tienes diversidad de opciones de transporte público, ambientalmente la ciudad es mucho más sustentable”.

Respecto a las emisiones por transporte, en el invierno se vio una baja por el confinamiento, teletrabajo y clases online, pero desde el verano ha ido aumentando, especialmente por el ítem de trabajo.

 QUÉ MEJORAR

A raíz de la revisión de las emisiones por calefacción, que son 80% por leña en Coronel, es que se da cuenta que las viviendas son de material liviano, mezcla de madera con hormigón y que son difíciles de calefaccionar.  Por ende, “la calefacción es lo que más hay que trabajar en Coronel, Por ejemplo, potenciando el recambio de calefactores y promover la eficiencia energética y aislación térmica”, precisó Rojas. 

También se suma la generación de energía por otras fuentes más renovables, y que las viviendas no sólo dependen de la termoeléctrica, sino que avanzar hacia las energías solares y que desde el gobierno se pueda potenciar a través de subsidios.

Fuente: EL SUR