Foto Ensayo | La ciudad que desaparece y aparece: también un desafío institucional

El desconcierto / 21 de noviembre 2020 / Con un nuevo formato la investigadora cedeus y académica de la Facultad de Ingeniería UC, Lake Sagaris, plantea en su columna la necesidad de avanzar y mejorar la gestión territorial en cuanto a la planificación urbana y el crecimiento de las ciudades.

Vivimos en una época donde la transformación de la ciudad está ocurriendo más rápido de lo que logramos ver y recordar. El crecimiento en altura es descontrolado. El cielo no se ve. Nuestros espacios son reducidos y el horizonte se esconde tras los nuevos bloques de cemento que proliferan en la nueva ciudad.

Con la columna de esta semana, presentamos a una nueva colaboradora de nuestro Laboratorio de Cambio Social, Karinna Suter Giancaspero. Aporta con el lenguaje de la fotografía una visión potente de cómo nuestra ciudad — que suele parecer tan sólida e inmutable — en realidad se hace y se deshace todos los días. A menudo sin consultar, y sin el consentimiento, de las comunidades afectadas. Es vital poder visualizar este tema, ya que a veces se nos pierde la importancia de la Constitución y de una nueva institucionalidad no solo para responder mejor a los grandes desafíos sociales, sino también para mejorar la gestión territorial, central para una convivencia sana, inclusiva, feliz.

Mejorar las bases institucionales de la gestión territorial, con la democratización, la descentralización y la participación ciudadana en términos democráticos, es vital. Nos permitiría generar equidad en nuestros sistemas de vida, urbano o rural, facilitar la integración de la naturaleza en la ciudad, y limitar las incursiones dañinas de las industrias y otras actividades humanas en los eco-sistemas tan importantes para sostener la vida.

La luz solar se convierte en un privilegio

Como dice Karinna:

Vivimos en una época donde la transformación de la ciudad está ocurriendo más rápido de lo que logramos ver y recordar. El crecimiento en altura es descontrolado. El cielo no se ve. Nuestros espacios son reducidos y el horizonte se esconde tras los nuevos bloques de cemento que proliferan en la nueva ciudad.

Vivimos en un laberinto oscuro de altos muros que nos encierran.

Este trabajo es un registro fotográfico de una ciudad que no se detiene. Se hace y se deshace a tal velocidad que las nuevas construcciones “aparecen”.

La memoria no logra encontrar los referentes de aquello que existía antes en el volumen de transformaciones.

La fotografía como aparato mecánico, sin embargo, preserva ese instante del tiempo. Permite detener el tiempo y preservar en un soporte material aquello que eventualmente cambiará, la huella en términos Barthesianos.

Ahora, al contemplarlas, traemos el pasado al presente. Nos detenemos por un momento a mirar de frente esta transformación.

Es una invitación a observar, reconocer, y ser conscientes de nuestro entorno, barrio, ciudad, para re-tomar estos espacios.

Este trabajo invita a esta reflexión.

La demolición de las casas no es solo una pérdida patrimonial.

Hay una pérdida mayor aún, mientras el beneficio es solo económico para un grupo reducido, pues finalmente la ciudad sin sus habitantes y sus sistemas de convivencia no será ciudad.

Fotografías 2017-2019, Ñuñoa, Región Metropolitana Chile: Karinna Suter Giancaspero / @karinnagiancaspero

Fuente: El Desconcierto