Investigadora CEDEUS estudia el impacto del coronavirus en la huella de carbono en Coronel

Imagen autoría Programa Laboratorios Urbanos de CEDEUS.

Diario El Sur / 19 de octubre 2020 / Investigación dividió comuna en 10 sectores. El sondeo es encabezado por la investigadora Carolina Rojas e incluye otras tres comunas a nivel nacional y buscará cómo los cambios de hábitos producto de la pandemia pueden influir en el medioambiente desde el comportamiento en los hogares.

El coronavirus no sólo ha traído consecuencias en la salud de las personas, sino que también estas se extienden hasta el área social e incluye cambios en la forma en que se piensan y cómo funcionarán las ciudades en el futuro.

En ese contexto, la investigadora Carolina Rojas encabeza el estudio denominado “Impactos del covid-19 en la huella de carbono de los hogares de Chile”, donde se busca conocer, a través del cambio de hábito que trajo la pandemia, su afectación hacia una mayor o menor contaminación.

Lo anterior cobra importancia porque -a nivel internacional- uno de los impactos positivos del covid-19 ha sido la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de la huella de carbono, que se define como un indicador que refleja la cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten por la acciones directas o indirectas de una persona. Al cambiar una persona sus hábitos y rutina, también puede cambiar su huella de carbono.

Al poner como ejemplo a una persona que realiza teletrabajo, se ve un aumento de la huella de carbono porque ahora deben utilizar electricidad de su hogar para realizar sus labores, puede cocinar más en casa y ocupar el gas o en invierno calefaccionarse durante todo el día; cosas que antes de la pandemia no realizaba en su hogar. Por ende, los patrones de consumo de estos elementos se vieron modificados.

Para el estudio, la investigadora junto con su equipo -conformado por miembros del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la UC, investigadores de la UdeC, Cedeus y Biobío Recicla- escogió cuatro ciudades chilenas donde se escogió un número determinado de habitantes y se les aplicó una encuesta. El objetivo es medir el comportamiento en invierno, etapa que ya terminó la aplicación de encuestas y luego en verano para comparar hábitos.

Las comunas seleccionadas fueron Coronel, Temuco, Valdivia y Osorno.

DIVISIÓN POR ZONA

La investigadora a cargo del proyecto, la geógrafa y profesora del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la PUC, Carolina Rojas, explicó que “nos interesaban ciudades intermedias, que dependieran de la calefacción más contaminante y que tuvieran distintas medidas por el covid, como cordones sanitarios o cuarentenas”.

En el caso de Coronel, la comuna de dividió en 10 zonas según criterio geográfico y de ingresos y así se seleccionó a Escuadrón, Lagunillas, Boca Maule, Camilo Olavarría, Población O’Higgins, La Peña, Población Berta, Lo Rojas, Yobilo y el Centro.

La investigadora puntualizó que “queremos ver cómo se comporta la modificación de la huella de carbono, por ejemplo, si en el Centro el comportamiento es distinto al de Boca Maule u otra zona más cercana a San Pedro de la Paz”.

Esta semana, a través de la empresa Ipsos, ya terminaron de aplicar la totalidad de las encuestas en las cuatro comunas elegidas. En Coronel, la consulta se le aplicó a un total de 300 personas y existe un 80% de probabilidad que para el segunda etapa de consulta -que se aplicará en enero- se les consulte a las mismas personas.

CAMBIO DE HÁBITO

“Cuando se hablaba del covid-19, siempre se mencionaban los efectos en la salud y no en el consumo del hogar. La huella de carbono engloba alimentación, movilidad, consumo eléctrico, calefacción. Y midiendo esta huella, podemos mirar los efectos de la pandemia de forma más integral”, sentencia la también investigadora del Centro de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad (Cedeus)

Entre la importancia de contar con estos datos de cambio de huella de carbono, Carolina Rojas menciona en los cambios que han tenido los hogares y cómo un presupuesto frente al ítem electricidad, este año puede haber ascendido a montos complicados de costear por las familias.

Por lo mismo aseveró que “Chile es un país súper desigual en términos de ingresos y en este estudio podremos ver cómo los hogares están haciendo estrategias de cómo enfrentar la cuentas, cómo se planifican y muchas familias pueden haber visto afectados sus consumos. Los datos pueden servir también para que el Gobierno pueda analizar sobre cómo subsanar estas diferencias y avanzar hacia consumos más sostenibles”.

A lo anterior se le suma lo relevante de saber el impacto del covid-19 en la contaminación, por ejemplo, por efecto de la calefacción durante el invierno o la menor movilidad. La investigadora lo ejemplificó con “si en un año normal ocupabas la leña en la mañana o en la tarde-noche, pero ahora lo haces durante todo el día, aumentan las emisiones”.

Asimismo, recalcó que respecto a las emisiones de CO2 y contaminación, siempre están los datos más focalizados en lo que sucede con las industrias, pero no en los hogares. “Ver los impactos ambientales que tiene el covid en las emisiones de los hogares, es muy novedoso”, sentenció la investigadora.

El estudio es financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) a través de su concurso de investigación sobre los efectos del coronavirus y Carolina Rojas es la cabeza de un equipo multidisciplinario que integran profesionales de distintas universidades locales.

Fuente: Diario El Sur.