Cómo las catástrofes naturales son el motor del desarrollo urbano en el Gran Concepción

Este domingo 16 de junio se emitió en El Mercurio la nota que investiga la relación entre las catástrofes naturales y el desarrollo urbano en la ciudad penquista. El arquitecto e investigador Leonel Pérez, comentó que esta relación produce nuevas tendencias arquitectónicas, así como forja una resiliencia y una identidad cultural local.

Tres catástrofes han marcado la historia del Gran Concepción: El terremoto de 1939, el de 1960, y el 27/F del 2010 han sido grandes hitos que han forjado la identidad urbana de la ciudad, y también de sus ciudadanos. Diario El Mercurio, menciona la relación que se da entre la conformación de un desarrollo urbano y las catástrofes naturales que han sucedido a nivel local, el urbanista e investigador de Cedeus, Leonel Pérez, detalla la importancia del rol de las instituciones públicas en este proceso de resiliencia urbana:

“La ciudad se va materializando en estos procesos de reconstrucción, algunas veces a través de planes específicos y excepcionales, como el plan regulador de 1948 o el traslado de su planta urbana en 1751, otras veces por medio de proyectos y programas establecidos. En ambos casos, la institucionalidad “reacciona” frente a la catástrofe con obras públicas. Así se logra concretar en la ciudad memorables proyectos de espacio público, como la diagonal Pedro Aguirre Cerda en Concepción, parte del proceso de reconstrucción posterremoto de 1939. O simbólicos espacios como los bordes públicos de Dichato y Talcahuano”, enfatiza Pérez.

Fuente: El Mercurio.