Dicotomías entre biodiversidad y urbanización en Valdivia

blog_carolina-rojas-valdivia-1-web

Humedal Angachilla y construcción de nuevo condominio. © Carolina Rojas

Por Carolina Rojas / Investigadora del cluster Acceso y Movilidad.

Con la colaboración de Sebastián Díaz / Estudiante de Geografía de la Universidad de Concepción

Junto a Jaime Rosales, actor social (Red Socio-Ambiental Valdivia) y alumnos de Geografía de la Universidad de Concepción, hicimos un recorrido por distintos puntos de la ciudad de Valdivia, con la finalidad de ver los nuevos proyectos residenciales y de conectividad que amenazan la biodiversidad urbana. Profundizamos en el “relleno de humedales”, uno de los principales nudos críticos, mencionado en el pasado conversatorio ciudadano organizado por CEDEUS, en noviembre de 2013 (Hub_UDEC).

Valdivia es una ciudad especial. Fundada y re fundada luego del terremoto de 1960 entre aguas y humedales, es destacada como ecológica, la única en poseer una ordenanza local de áreas verdes –que regula la plantación de especies nativas– e inmersa en un reconocido hotspot de biodiversidad por su selva valdiviana. Además, cuenta con destacadas iniciativas como “Parque Urbano El Bosque” (http://www.bosqueurbano.cl), una reserva de patrimonio natural de flora y fauna en medio de la urbe, gracias al trabajo de la organización comunitaria CEL (Comité Ecológico Lemulahuen).

Los humedales son biotopos (lugares cuyas condiciones ambientales son las adecuadas para que se desarrolle una determinada comunidad de seres vivos) de delicado equilibrio ecológico. Son tierras de transición entre sistemas acuáticos y terrestres, sostienen vegetación hidrófita y mantienen substrato saturado de agua. También presentan alta fragilidad por lo cual se degradan fácilmente con intervenciones antrópicas, tales como relleno, desecamiento, destrucción de sus formaciones vegetacionales, acumulación de basuras y escombros, contaminación de sus aguas y sedimentos.

Sin embargo, la demanda de expansión urbana de la ciudad, especialmente bajo un modelo horizontal y disperso hacia el sur, ha presionado fuertemente los espacios naturales.

El caso del humedal Angachilla

El reconocimiento del humedal Angachilla (www.angachilla.cl) nace de este fenómeno. Tras la ampliación del límite urbano hasta la Avenida René Schneider, entre los años 2004 y 2006, se consolida el sector urbano Angachilla, con la construcción de las villas Claro de Luna, Portal del Sol y Los Alcaldes. Ante constantes problemas de delincuencia e inseguridad ciudadana, los vecinos se organizaron, realizando limpiezas comunitarias en un sitio abandonado, aparentemente eriazo, descubriendo la sorpresa que les aguardaba. (Video humedal: http://vimeo.com/64867615)

Avenida Circunvalación. © Julio Parra

Avenida Circunvalación. © Julio Parra

Gracias a la organización social –ampliamente documentada en los blogs comunitarios  www.villaclarodeluna.blogspot.com y www.humedalangachilla.blogspot.com–, el humedal Angachilla hoy no sólo es un sitio recuperado para recreación y observación de paisaje, sino que es también un espacio de biodiversidad en medio de la ciudad, favoreciendo los conocidos servicios ecosistémicos que aportan los humedales, tales como: provisión de hábitat, remoción de contaminantes, almacenaje de agua, mitigación de desastres socio-naturales y regulación microclimática. Todos de forma gratuita y para todos los habitantes de Valdivia, ya que el humedal no distingue entre clases sociales.

Sin embargo, este humedal se encuentra desprotegido. El Plan Regulador de la ciudad de Valdivia permite la construcción y expansión de la ciudad en ese lugar, y hoy está amenazado por condominios de viviendas y un proyecto vial de Avenida Circunvalación, cuya licitación fue convocada por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo en el año 2013. Esta iniciativa, en mi opinión, fragmentará y reducirá la conectividad ecológica del humedal, además de la calidad del paisaje, probablemente aislándolo de otros ecosistemas, destinándolo a morir.

Estas acciones no sólo dejan de valorar los recursos ambientales y el paisaje, sino que también el capital social de los vecinos que gracias a la recuperación del humedal en distintas actividades como la construcción de senderos, miradores, la instalación de señalética, el cerco del sector, la reforestación con bosque nativo y la realización de diferentes talleres de educación ambiental, logran una sociedad más cohesionada. Este capital permite fortalecer la resiliencia ante la vulnerabilidad de las catástrofes, por ejemplo, en las probables inundaciones que afecten a la ciudad.

Reserva Natural Urbana

Barrio Los Conquistadores. © Carolina Rojas

Barrio Los Conquistadores. © Carolina Rojas

A pesar de la acción social, la constitución de la mesa de humedales por la Seremi de Medio Ambiente y proyectos financiados por el Ministerio de Medio Ambiente, la situación del humedal Angachilla es un reflejo más de la compleja, desconcertante e incoherente planificación urbana, la cual ha dado suficientes ejemplos en el país para demostrar que sectorialmente no se consigue una visión de ciudad.

En Valdivia, históricamente se han rellenado humedales. Ganar espacio urbano no es una novedad. Pero eso no es una justificación para traspasar esa herencia a las generaciones futuras.

Por ejemplo, los vecinos del barrio Los Conquistadores, cuyas viviendas sociales fueron construidas rellenando parte del humedal Prado Verde, presentan problemas de inclinación, humedad y déficit en la materialidad. Pese a todo aquello, se han organizado para mantener y cuidar el parche de humedal colindante.

La ciudad seguirá creciendo y exigiendo nuevas viviendas. ¿Bajo qué costo? Presenciar rellenos de humedales de más de tres metros para futuras viviendas sociales en el conjunto habitacional Nueva Luz parece increíble, más cuando en el deteriorado centro urbano se observa una variedad de sitios eriazos en suelos más consolidados adecuados para urbanizar. Este último antecedente ha sido constatado en la investigación sobre áreas verdes de la investigadora del CEDEUS Olga Barbosa.

Urbanización sobre relleno de humedales. Construcción de viviendas sociales Nueva Luz.

Urbanización sobre relleno de humedales. Construcción de viviendas sociales Nueva Luz.

Leyendo el libro Breve historia de todas las cosas del pensador Ken Wilber, sobre apertura de la conciencia, coincidentemente me encuentro con esta cita: “No es que dañando a la biosfera nos dañáramos indirectamente a nosotros mismos, sino que también lo hacemos directamente porque la biosfera está literalmente en nuestro interior como una parte de nuestro ser, de nuestra individualidad compositiva y, en consecuencia, dañar a la biosfera no solo es un problema externo sino que constituye una especie de suicidio interno”.

Ante la falta de reconocimiento de la Ley General de Urbanismo y Construcción (la cual solo considera como resguardadas aquellas zonas reconocidas en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas) y la calidad de área verde informal de los humedales, se hace muy complejo cuidar estos espacios de biodiversidad, aunque en Valdivia suena cada día más fuerte y difícil de acallar el concepto de Reserva Natural Urbana.