Manifiestos Urbanos. Sustentabilidad, enseñanza y ciudad

(C) Prensa UC

(C) Prensa UC

Por Margarita Greene / Investigadora asociada del cluster Entorno Construido.

En el marco del proyecto Alfa “ADU_2020: La Restructuración de la Educación Superior para el Siglo 21 en el Campo Expandido de Arquitectura, Diseño y Urbanismo”, financiado por la Comunidad Europea, se ha venido desarrollando durante los últimos tres años una serie de actividades académicas que busca ofrecer estrategias y recomendaciones para la educación superior en las disciplinas proyectuales abocadas al ambiente construido. En enero de 2015 se llevó a cabo una última actividad experimental del tipo investigación-acción en talleres paralelos y simultáneos en las seis ciudades foco de investigación del CEDEUS: Copiapó, La Serena/Coquimbo, Santiago, Concepción, Temuco y Valdivia.

En cada ciudad se buscó construir un Manifiesto Urbano, a modo de declaración pública de intenciones, motivos o puntos de vista. El manifiesto como concepto es amplio y alude a la intención de tener un mínimo de reglas o resultados pre-definidos. Como tal, permite abordar temas complejos, con grupos interdisciplinarios, incentivando las miradas diversas y complementarias, la creatividad y la innovación. En este caso, el objetivo era examinar esas seis ciudades, identificando sus valores y potencialidades y considerando variados tipos de método, representación y discurso que permitieran comprender realidades complejas.

La actividad dejó varias lecciones especialmente relevantes para las disciplinas proyectuales. Entre ellas, la importancia de la interacción permanente entre la investigación y la profesión, a fin de mantener el foco en la producción de conocimiento y no en la producción de artefactos. Asimismo, los nuevos estratos de análisis que enriquecen el análisis urbano relevan con mayor fuerza la importancia de mantener la visión a través de ellos.

En este sentido el proyecto y la obra, así como los Manifiestos Urbanos, que trabajan justamente cruzando los estratos cobran mayor importancia porque ellos ayudan a tender puentes a través de las capas y construir conocimiento en lo que hemos llamado el campo expandido del ambiente construido (ADU).