San Pedro de la Paz y Coronel concentran traslados de habitantes desde otras zonas

Fuente imagen: CEPAL

Diario El Sur / 6 de abril 2021 / El investigador CEDEUS y académico de la Universidad de Concepción, Juan Antonio Carrasco, fue entrevistado acerca de migración y movilidad interegional en Chile, comentando que este fenómeno se explica por los precios de las viviendas, lo que genera desafíos a las políticas públicas para que el Biobío no se transforme en una región dormitorio.

La Región del Biobío posee una tasa de migración neta negativa de -0,1 por cada mil habitantes, con 575 residentes habituales menos respecto de 2012. Esta tasa de migración representa un aumento respecto del Censo de 2002 (-2,4). La mayoría de los inmigrantes provienen de las regiones Metropolitana, (39,6%), Nuble (11,9%) y La Araucanía (9,5%), mientras que los principales destinos de los emigrantes son las regiones Metropolitana (37,9%), Nuble (10,8%) y La Araucanía (9,8%).

Esas son las primeras observaciones que figuran en el informe sobre migración interna para la Región del Biobío, elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas, INE, a partir de los datos del Censo de Población y Vivienda 2017. Aquí se incluyen las cifras de personas que llegaron de otras regiones a vivir a Biobío y a quienes sólo se cambiaron de comuna.

Para Juan Antonio Carrasco, académico de ingeniería de la UdeC e investigador del Cedeus, esto da cuenta de un fenómeno que se observa hace tiempo: «La Región del Biobío no es especialmente atractiva para venir de otros lugares de Chile. Como docente uno ve que una parte de las oportunidades laborales para los estudiantes están en Santiago. Estos números respaldan eso y ahí hay un desafío para la Región, de cómo volverse atractiva en este ámbito».

Añadió que es preocupante lo que ocurre con la migración interna desde Concepción hacia otras comunas aledañas, principalmente San Pedro de la Paz y Coronel, pues a largo plazo esto generará una presión al sistema de transporte y otros servicios en esos territorios.

A CORONEL Y SAN PEDRO

Según el documento del INE, aunque la Región presenta una tasa de migración neta negativa, lo que da cuenta de una pérdida de población, 16 comunas presentan un saldo migratorio positivo, destacando San Pedro de la Paz y Coronel como aquellas en donde se aprecia el mayor saldo migratorio, equivalente a 12.661 y 5.442 personas, respectivamente.

Esto, consigna el informe, «se explicaría por la cercanía que tienen ambas comunas con Concepción, el mayor centro urbano de la región, y por el atractivo que presentan para el desarrollo inmobiliario de costo medio y bajo».

Otro factor que estaría influyendo es la conectividad existente entre Concepción y ambas comunas vinculada al servicio de Biotrén. Para Carrasco, el fenómeno tiene más que ver con la oferta de vivienda más que con la conectividad. «Los sistemas de transporte mejoran la accesibilidad.

Sin embargo, ese impacto depende fuertemente a políticas asociadas a vivienda y la localización de las actividades de trabajo. Y aquí no me parece que sea el transporte la gran causa. El Biotrén sigue siendo un porcentaje muy bajo de participación respecto a las personas que se movilizan en automóvil», planteó.

El investigador añadió que el crecimiento de San Pedro de la Paz  y Coronel tiene que ver con viviendas a precios mas asequibles en esas comunas, versus la falta de incentivos para adquirir un inmueble en el centro de Concepción. «Estas tasas netas de migración son reflejo de políticas y no políticas urbanas, principalmente asociadas a que no hemos sido capaces de incentivar que tengamos una cantidad de personas viviendo cerca de sus lugares de trabajo y de las actividades comerciales y económicas», indicó.

El problema de esto, dijo Carrasco, es que se fomentan las denominadas ciudades dormitorio, donde las familias sólo llegan a dormir, pues allí no están ni las oportunidades laborales necesarias ni los servicios que requiere la comunidad para satisfacer sus necesidades de educación, comercio o salud. Esto, sumó, debe enfrentarse con políticas públicas adecuadas  que se hagan cargo del aumento del flujo vehicular y la provisión de servicios.

Fuente: Diario El Sur.

OTROS ANTECEDENTES

En el documento del 1NE, compuesto por 39 páginas, también se identifican dos polos de expulsión migratoria: Lota y Florida. Les siguen Concepción, Talcahuano y Penco. «Otro foco de expulsión migratoria es el que se visualiza en la zona sur oriental de la región, liderado por la comuna de Alto Biobío, seguida por Santa Bárbara, Quilaco, Quilleco y Mulchén».

Una de las comunas expulsoras de población en la zona centro sur de la Región es Nacimiento, donde un porcentaje importante de su población es atraída por la comuna de Negrete, lo que podría estar asociado a una expansión urbana funcional de Nacimiento en el borde del límite administrativo con Negrete, y también al auge forestal y la instalación de una importante planta de celulosa y papel, consigna el informe.
En cuanto a las edades, el promedio de los migrantes interregionales es de 32,0 años. Concepción es la única que no supera los 3o años, con un promedio de 28,9 años. Tucapel presenta el promedio de edad más alto, con 37,1 años, seguida por Yumbel y Santa Juana, con promedios de 37,0 y 36,9 años, respectivamente.

En cuanto a los migrantes intrarregionales su promedio de edad es de 32,7 años. Las comunas donde los migrantes provenientes de otras comunas tienen mayor edad son Florida y Yumbel, con promedios de 40,1 y 39,0 años. Concepción presenta el promedio de edad más bajo entre los migrantes intrarregionales con 30,7 años, seguida por Alto Biobío (31,0 años), Coronel (31,2 años) y Curanilahue (32,2 años).

Fuente: Diario El Sur.